Con las principales redes sociales ofreciendo la función de live streaming, está claro que los videos del aquí y ahora serán las grandes estrellas Social Media de este año. Comenzaron a imponerse entre el público más joven, pero hoy no hay usuario, cualquiera sea su edad, que haya resistido la tentación de transmitir en vivo por lo menos una vez. Este tipo de videos resulta una excelente herramienta de marketing online, y aunque aún existen algunas dudas sobre la mejor forma de incorporarlos a la estrategia, el potencial de esta modalidad es enorme y no puede desaprovecharse. Veamos algunas ventajas:

1. Conexión emocional. Las redes sociales son el espacio por excelencia para construir comunidad y lograr que los usuarios se identifiquen con nuestra marca. Las transmisiones en vivo generan empatía instantánea y colaboran para ofrecer una ilusión de cercanía y autenticidad. Ofrecer pantallazos del proceso de producción y diseño de un nuevo producto, de las reuniones creativas o dar la posibilidad a los usuarios de entrevistar en vivo a quienes están detrás de su marca favorita contribuye enormemente a reforzar el vínculo con los usuarios y transformar a los clientes en fans.

2. Hay mucho por explorar. Mientras todas las marcas incorporan el video en vivo como la gran novedad, ¿qué mejor que ir un paso más allá y estar entre los primeros en jugar con las posibilidades del formato? El live streaming también deja espacio para la creatividad, ya sea desde lo estético y lo visual, como desde el uso que se le da. ¿Por qué no sorprender a los usuarios que hacen una consulta, por ejemplo, con una breve transmisión en vivo en la que los expertos en el área de la empresa aclaren sus dudas? En un terreno en el que todo está aún por suceder, el que sorprende primero gana más fans (y clientes).

3. Son la gran novedad. Estudios recientes demuestran que los usuarios de Social Media ven, en promedio, tres veces más videos en vivo que pregrabados. El live streaming es la “gran cosa nueva”, y el interés que despierta se retroalimenta: por un lado, es una forma de generar contenidos de calidad e interés con bajo costo de producción y muy poca inversión de tiempo, y, por el otro, es una manera eficaz y divertida de pedir y lograr la participación activa de los usuarios en las redes sociales de la marca.

4. Son fáciles de destacar, mejorar, compartir y automatizar. Las transmisiones en tiempo real pueden guardarse para volver a ser reproducidas. Las más divertidas, incluso, pueden quedar destacadas en el inicio del muro o página de la marca, o compartirse a los usuarios mediante email marketing o cualquiera de las herramientas que provee una plataforma inteligente de Marketing Automation. Y aunque este tipo de videos, por sus propias características, no necesita de una prolijidad extrema, también es posible descargarlos para editarlos y mejorar cualquier problema técnico que pueda haber surgido durante la transmisión.

¿Precauciones de uso? Unas pocas. El carácter espontáneo de este tipo de videos los hace ideales para generar conexión con los clientes, pero no tanto para la venta directa. Utilizar live streaming para vender o promocionar productos de forma demasiado evidente puede no generar buenos resultados. Por esto mismo, es conveniente escribir un guión básico que permita improvisar, pero funcione como estructura tentativa que sirva de guía a la hora de realizar una transmisión en vivo a través de las redes sociales de la marca.

Leave a Comment